Primer año de AMLO, crónica de un desastre anunciado: PAN Nuevo León

Primer año de AMLO, crónica de un desastre anunciado: PAN Nuevo León

Crónica de un desastre anunciado, así es como define el presidente estatal del PAN en Nuevo León, Mauro Guerra Villarreal, el primer año de gobierno de López Obrador, el cual ha sido decepcionante.

“Cuando el país, a pesar de tropiezos había avanzado en diversos ámbitos, como el económico, se había logrado una reforma educativa y hasta avances en el sector energético, con la llegada de la nueva administración, dimos una vuelta a las peores prácticas de los gobiernos priistas de los 70s”.

Estamos regresando al régimen del estado centralista, donde nada se mueve sin la voluntad del presidente en turno, el cual además, se rodea de gente incompetente en carteras tan importantes como el sector energético, el de comunicaciones y transportes, entre otros, señaló el líder albiazul.

“Lejos han quedado las palabras pronunciadas un día si, y otro también, en campaña, cuando el candidato López, hablaba en los mítines de que la violencia se acabaría por decreto con tan solo su llegada, al igual que la corrupción; y hoy estamos viviendo los meses más violentos de que se tenga memoria en México y la corrupción, no solo no ha desaparecido, sino es fomentada por el propio presidente, con adjudicaciones directas sin licitación de por medio, y el otorgamiento de estas a gente cercana” recalcó.

En suma, puntualizó Guerra Villarreal, hoy vivimos en dos Méxicos: el de las mañaneras de AMLO que retrata un país que no existe, y el de los mexicanos que ven como empeora su situación; el México que vive su etapa más violenta en años, y el de “yo tengo otros datos”, desde un pódium en las mañanas; el de los filis y conservadores que no quieren a México, señalados con índice de fuego por el Presidente, y el de los que ven que estamos “requetebien”, aunque la verdad se les estrella en la cara a golpes de realidad.

“Señor Presidente, deje de polarizar al pueblo mexicano, todos queremos que le vaya bien a México, pero con decisiones inteligentes y apoyados en expertos, solo usted ve enemigos, en quienes opinan diferente; deje de minimizar los problemas y otorgueles la importancia que requieren; deje de mandar al carajo las instituciones y empiece por respetar las recomendaciones de derechos humanos; también se necesita dar certeza a los inversionistas para poder crecer como usted dice. Se necesita pues, señor Presidente: más trabajo y menos pódium; más realidad, menos ocurrencias”.